viernes, 21 de febrero de 2020

DETECCIÓN DE LA SIMULACIÓN. Inventando síntomas.


En el ámbito clínico o forense, es complicado detectar la SIMULACIÓN,  y más aún, diferenciarla de la sobresimulación (exageración de unos síntomas reales) o del trastorno facticio o "Síndrome de Münchhausen", que es un trastorno mental grave y donde la motivación del paciente es conseguir atención y tratamiento médico.

Para considerar el diagnóstico de simulación es necesario la presencia de incentivos externos significativos. Generalmente, suelen ser de tipo económico, como indemnzaciones y compensaciones económicas, el mantenimiento de bajas laborales, etc.

Indicadores de sospecha de simulación:

1. Existencia de un beneficio externo.

2. Discrepancia entre las pruebas médicas objetivas y la valoración subjetiva por parte del paciente.

3. Distorsiones de respuesta en las pruebas psicológicas.

4. Baja adherencia a las prescripciones médicas, tratamiento médico o psicológico.

5. Incongruencia entre signos y síntomas presentados en el curso previsible de la patología.

6. La frecuencia o intensidad de los síntomas excede mucho lo usual en la patología diagnosticada..

7. Duración del tratamiento muy por encima de lo esperable.

8. Escasos o nulos avances terapéuticos

9. Recidivas días antes de la posibilidad de alta laboral.

10. El paciente no da toda la información que se le pide.

Un paciente puede estar actuando de manera engañosa cuando;

- Se muestra distante, suspicaz y reservado.
- Trata de evitar pruebas o exploración.
- Tiende a dar detalles muy específicos del accidente o lesión y sus secuelas.
- Enfatiza continuamente los aspectos negativos y discapacitantes de sus lesiones.
- Eleva el tono de voz.
- Se realiza menos movimientos de pies, piernas, brazos y manos.
- Puede observarse más actividad neurovegetativa.
- Aparecen micro-expresiones no congruentes con la emoción expresada.
- Desincronía entre la expresión manifestada verbalmente por el paciente y la expresión facial.

lunes, 4 de noviembre de 2019

El Trastorno Antisocial, El antisocial aprendido y el Psicópata. Tres perfiles diferentes.


Cuando acude a consulta un individuo que sospechamos pueda tener un perfil psicopático, es muy importante realizar una adecuada entrevista y pasar algunas pruebas psicométricas que ayuden en el diagnóstico diferencial.

Estos tres perfiles tienden a tratarse de la misma manera, cuando NO LO SON.
No culpo de ello, ya que en los manuales de criterios diagnósticos CIE-10 y DSM-V con los que trabajamos en salud mental, solo se describe el trastorno antisocial, el cual, según estos manuales, se caracteriza por un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la infancia o principio de la adolescencia y que suele ser diagnósticado como Trastorno Disocial de la personalidad, hasta que al cumplir los 18 años, se le etiqueta al individuo de Trastorno antisocial de la personalidad, sociopatía o psicopatía. 
Tres conceptos que aunque parezcan igual son muy diferentes.

Las características principales del TRASTORNO ANTISOCIAL DE LA PERSONALIDAD son:

-Impulsividad, manipulación, irresponsabilidad y ausencia de remordimiento, además de que puede haber consumo de sustancias psicoactivas o problemas legales y fracaso para adaptarse a las normas sociales.

Sin embargo, tengo claro que dichos manuales, CIE-10 y DSM-IV no se ajustan a la realidad, ya que lo correcto sería describir los tres tipo de perfiles que existen y que cada vez vemos más tanto en el ámbito clínico, como en el forense.

En definitiva y resumiendo, dejo algunas de las características de los tres tipos de perfiles, donde podremos encontrar una diferencia notable entre los sujetos que presenten alguno de estos tres diagnósticos, ordenados de menos gravedad y mejor pronóstico a más gravedad y peor pronóstico.

1. EL ANTISOCIAL APRENDIDO.

-Manifiestan más respuestas emocionales, malestar ante determinados aspectos y sorpresa cuando lo confrontamos con una contradicción o les informamos de algo que no son conscientes.
-Se pueden desarmar cuando mencionamos el sufrimientos de otras personas y son más conscientes del daño que hacen.
-En realidad su comportamiento, es un mecanismo de defensa extremo.
-Ellos también sufren, aunque no lo muestren. Experimentan emociones.
-Pueden llegar a delinquir o matar, pero suele ser presionado por otros, como defensa o motivado por una reacción emocional muy fuerte. Posteriormente, experimentarán remordimientos y culpa.

2. EL TRASTORNO ANTISOCIAL DE LA PERSONALIDAD.

-La mentira gira en torno a obtener una manipulación instantánea.
-Se puede enfadar, ponerse agresivo verbal y físicamente, sobre todo cuando se le confronta.
-Es difícil hacerles conscientes de su comportamiento y de cómo afecta a los demás.
-El déficit de habilidades sociales se hace más evidente.
-En el trastorno antisocial el motivo para matar será generalmente la obtención de bienes materiales o algún objetivo lucrativo.
-Tienen serios problemas para adaptarse, sobre todo someterse a las normas y lo establecido.
-No suelen experimentar remordimientos.

3. EL PSICÓPATA.

-Las respuestas son mucho más frías. No sienten emociones a excepción de la ira o la frustración, cuando no consiguen su objetivo.
-No padecen ansiedad  ni experimentan miedo.
-Si se le confronta se quedará tranquilo y nos dará una explicación alternativa que le permita convencer o salir del paso.
-No hay impulsividad. Suelen ser más reflexivos.
-Unas adecuadas habilidades sociales y comunicativas, junto con el cuidado de su imagen y ser un experto en manipulación, hace que sea mucho más difícil detectarlos. Son un camaleón perfectamente camuflado en la sociedad.
-No es posible la intervención, en todo momento llevará él el control. No se puede profundizar ya que es él quién decide lo que quiere compartir: cómo, cuándo y con quién, casi siempre con un fin, la manipulación.
-En este perfil, nos encontramos con crímenes más organizados, planificados y salvajes. El motivo, es la satisfacción que les produce estos hechos en sí mismos, la necesidad de sentir emociones intensas y su instinto depredador.
-Pueden permanecer latentes y estar completamente adaptados. "Psicópata subclínico" o "Psicópata integrado".


"El Psicópata conoce la letra (habilidades, cómo actuar), pero no la canción (emociones), el antisocial aprendido conoce la canción (emociones), pero desconoce la letra (habilidades)".

Es Necesario y urgente, una revisión  en lo que se refiere a psicopatía, para un adecuado diagnóstico, ya que no todos son insalvables.