martes, 3 de julio de 2018

PSICOPATAS EN LA RED. El Ciberestafador.


Desde que en Marzo saltó la noticia de que un hombre llamado Albert Cavallé, apodado “El estafador del amor”, había estafado a más de veinte mujeres, muchas personas se preguntan cómo ha podido hacerlo, y muchas mujeres cómo pueden evitar terminar en las garras un hombre así. Este es, sólo uno de los cientos de casos que hay en la red. Aquí hablaremos del perfil masculino, pero también existen ellas, incluso son más numerosas. Mujeres que seducen a hombres a través de internet y terminan dejándolos en la ruina.

Hombres como Albert Cavallé, conocen a mujeres a través de redes sociales y aplicaciones, coquetean, las enamoran y las estafan económicamente y emocionalmente.

El PROCESO DE ENGAÑO tiene diferentes fases:

Fase 1. Búsqueda de información. Contactan con su víctima, le sacan información sobre su estilo de vida, su nivel adquisitivo, su familia, amigos, trabajo, etc. Buscan sus puntos débiles.

Fase 2. Enamoramiento y Manipulación.
Como  el mejor “Romeo” seducen a sus víctimas, les hacen escuchar lo que ellas quieren escuchar, las manipulan emocionalmente hasta el punto de que ellas se sienten responsables y con la obligación de ayudarle si tiene un problema. Este problema  generalmente será de tipo económico.

Fase 3. Estafa. Consiguen convencer a la víctima para que le preste dinero. Además, lo hacen de tal manera que es la propia víctima quién termina ofreciéndoselo tras la manipulación a la que ha sido sometida. De esta manera, el nunca tendrá que devolvérselo ya que se lo ofreció ella voluntariamente.

Fase 4. Deterioro. La relación termina generalmente cuando él estafador cree que ya no puede sacarle nada más a su víctima. En algunas ocasiones, es alguna víctima la que rompe la relación y se da cuenta de la estafa, pero suele ser pocas veces y suele ser tarde. o sompe la relaciómenos.es, si hay alguna va m nunca tendrer manipulan emocionalmente hasta el punto de que ellas se sienten tr


EL PERFIL DEL ESTAFADOR en la red, suele ser el de una personalidad psicopática. Algunas características serían;
Manipulación, mentira, ausencia de empatía, estilo de vida “parasitario “, encanto superficial, buena presencia y dominio de habilidades sociales y comunicativas.

Cuando hablamos de estilo “parasitario”, nos referimos a que son personas que aunque refieran tener un buen trabajo, la realidad es que viven de la estafa. El “Ciberestafador” suele buscar dinero. Le gusta el lujo, la diversión y la buena vida.

Las personas más vulnerables a este tipo de perfiles son:

Personas con una deteriorada autoestima, que tendencia al aislamiento, con déficit de habilidades sociales o comunicativas,  con relaciones anteriores que han fracasado y con sentimientos de soledad y/o vacío. Por otro lado, también pueden ser personas impulsivas o con problemas de regulación emocional, con gran necesidad de atención y afecto, y enamoradizas.

Algunas pautas para protegerse:

1.   Mantener nuestras cuentas privadas en redes y plataformas y solo aceptar a aquellas personas que conozcamos o que conozcan nuestros amigos.

2.     Bloquear a quien me haya agregado y tenga pocas fotos o contactos.

3.  Observar detenidamente lo que tiene colgado en su muro o sus fotos, puede darte información sobre su personalidad.

     -Algunas señales sospechosas son; Varones que sus contactos son la mayoría mujeres, muchas fotos exhibiendo su lujoso estilo de vida, muchos selfies de sí mismo ya que sería compatible con una personalidad narcisista, pocos contactos o practica de actividades de riesgo, entre otras.

4.     Sospecha de quién no quiera hablar sobre él, su familia, trabajo o contarnos cosas de su día a día.

5.     Si al poco tiempo nos cuentan problemas o nos piden ayuda desconfía, detente y piensa antes de actuar.

Por último, desconfía de los “príncipes azules” , NO hay hombres perfectos.



martes, 26 de junio de 2018

AGRESORES SEXUALES JUVENILES. Solos o en "Manada".


Tras el aumento en los medios de comunicación de noticias relacionadas con agresiones sexuales en jóvenes o en grupo, parece que hay una pregunta en el aire; ¿Qué está ocurriendo?, ¿Realmente están aumentando las agresiones y abusos sexuales entre los jóvenes?.

Hay que decir, que más que aumentar las agresiones, lo que ocurre es que denunciamos más. Las denuncias por violación han aumentado hasta en  un 28,4% en el primer trimestre en España, (371 delitos de este tipo). Solo en la comunidad de Madrid, se puede atender hasta 200 violaciones al año. En el caso de abusos sexuales, aproximadamente, el 50%  fueron cometidos por familiares y el 30% por conocidos.

Las redes sociales y el acceso a ciertos contenidos en internet, tienen un papel fundamental en el desarrollo de conductas desviadas en el sexo entre los adolescentes. Su fácil accesibilidad y poder mantener el anonimato, son variables que hacen que los jóvenes lo utilicen sin límites. Aproximadamente, el 85% de menores entre los 12 y los 18 años ha consumido o consume pornografía.
El aprendizaje de sexo a través de conductas agresivas que pueden aparecer en la pornografía, hacen que se desarrolle e interiorice erróneamente actitudes agresivas en el ámbito sexual.

Tras realizar un estudio, con datos de 63 menores infractores, que habían cometido al menos un delito sexual y cumplido una medida de internamiento en la Comunidad de Madrid por estos hechos, entre los años 2006 y 2015, se ha  objetivado la existencia de dos perfiles claramente diferenciados en función de la víctima en los agresores sexuales juveniles, los Adolescentes que agreden sexualmente a Menores o “AM” y los Adolescentes que agreden sexualmente a iguales o adultos, “AI”.

Perfil de los Agresores sexuales de Menores (AM):

-Menor historial antisocial.
-Consumen menos drogas.
-Están más aislados socialmente.
-Menos absentismo en la escuela.
-Más alteraciones emocionales como ansiedad o depresión y más neuroticismo.
-Presentan baja autoestima.
-Estilo de afrontamiento generalmente pasivo.
-Suelen actuar en solitario.
-No suele haber otro tipo de delitos no sexuales.
-Mayores niveles de victimización previa (abuso sexual y/o acoso escolar). Suelen haber estado expuestos en mayor medida a la pornografía o a la violencia en la propia familia, mostrando intereses sexuales desviados.

Respecto a las víctimas: Pueden agredir tanto a chicos como a chicas y tienden a seleccionar a las víctimas, con las que tienen relación de confianza, por lo que no hacen tanto uso de la violencia.


Perfil de los Agresores Sexuales de Iguales (AI):

Por otro lado, los AI tienen un perfil semejante a los menores infractores generales sin delitos sexuales. Presentan un perfil más psicopático, al presentar:

-Conductas más disruptivas en la infancia.
-Un mayor historial delictivo.
-Un mayor consumo de drogas.
-Un grupo de iguales más disocial.
-Peor ajuste escolar con mayor absentismo en la escuela.
-Actitudes y creencias más antisociales.
-Estilo de afrontamiento más agresivo.
-Pueden actuar en solitario o en grupo.
-Si suele haber otros delitos no sexuales.

Respecto a las víctimas: Agreden más a chicas conocidas, seguido de desconocidas, y suelen ejercer mayor violencia.

Pueden hacerlo en grupo. –En grupo aparecen mecanismos de defensa desresponsabilizadores que facilitan la participación en la agresión-. Por otro lado, en adolescentes, estarían presentes variables propias de la adolescencia como, el sentimiento de invulnerabilidad o la presión del grupo de iguales y la necesidad de pertenencia a dicho grupo.
En la actualidad, se está constatando un mayor uso de drogas a la hora de cometer el delito. El que la víctima haya consumido drogas, podría actuar como eximente parcial, y como consecuencia,  que lo imputable sea un delito de abuso y no de agresión sexual, ya que no hay violencia o intimidación.

En lo que se refiere a INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA, la hora del tratamiento psicológico, es muy importante una adecuada evaluación psicológica y valoración del caso, así como  una intervención específica en cada uno.

En el caso de los AI, habría que seguir una intervención destinada a minimizar aquellas conductas más externalizantes y relacionadas con el comportamiento antisocial y violento general en adolescentes, como puedan ser la agresividad, la impulsividad y la búsqueda de sensaciones.

En el caso de los AM, el objetivo central de intervención debería ser la adquisición de un repertorio adecuado de habilidades sociales que favoreciera su integración social, aumentando su autoestima y mejorando sus expectativas en las interacciones sociales.

En ambos casos se deberá prestar especial atención a las distorsiones cognitivas que dificulten la asunción de responsabilidades derivadas de su comportamiento.


MARISA HERNÁNDEZ TORRIJO.
PSICÓLOGA FORENSE. (Nº Col. A-01857)